Uso del nudo Prusik

Uso del nudo Prusik

Este nudo fue descubierto por el Dr. Karl Prusik en 1931. El nudo Prusik lo utilizan los alpinistas y escaladores para sujetar eslingas a la cuerda de forma que deslicen libremente cuando el nudo está  flojo, pero permanece firme con cualquier carga lateral.

Se utiliza como mecanismo de seguridad en los descensos en "rappel" (descenso por una pared vertical utilizando una cuerda doble sujeta a un punto alto). El "nudo prusik" es útil para cualquiera que quiera subir alturas complicadas -por ejemplo, para trabajos verticales, trepa y poda de árboles entre otros.

El "nudo prusik" no se desliza siempre con facilidad, y una vez que la carga está en su lugar, puede aflojarse sujetando la carga y liberando las vueltas de la cuerda. El nudo debe realizarse con una cuerda mucho más fina que aquella sobre la que se hace, y es importante recordar que puede deslizarse si la cuerda está mojada o helada.

Este nudo de agarre, es simétrico por lo que resulta muy útil para cargas que tengan que ser aplicadas en cualquier dirección. Para cargas que se apliquen siempre en la misma dirección es preferible usar otro tipo de nudos, cómo el Klemheist o el Bachmann.

Usos: Su uso principal es para subir con una cuerda. Se utilizan dos nudos Prusik alternativamente para deslizarse por una cuerda estática; un bucle Prusik largo permite subir al escalador gracias a la fuerza de su pierna y un segundo bucle Prusik más corto es atado en el arnés. En tareas de rescate, si un escalador tiene que ser subido, se puede utilizar un bucle Prusik para conectar un sistema de bloqueo a la cuerda.

 

 


0 comentarios

Dejar un comentario